Translate

PRÓXIMAMENTE MÁS CICLOS...

domingo, 4 de febrero de 2018

Presentación del ciclo "Luis García Berlanga". Febrero 2018.



«Yo pensaba que lo más jodido de mi vida había sido la censura de Franco. ¡Pues no! Lo más jodido es la pérdida de la memoria.»

Luis García Berlanga.


Continúa la VIII temporada de la Filmoteca de Sant Joan d’Alacant durante el mes de febrero de 2018 con nuevo ciclo temático dedicado en esta ocasión en su integridad a la figura del gran cineasta valenciano Luis García Berlanga.

Luis García Berlanga (Valencia, 12 de junio de 1921 - Madrid, 13 de noviembre de 2010) creció en una familia de terratenientes de la provincia de Valencia. Estudió Derecho y más tarde la carrera de Filosofía y Letras, pero no encontró su vocación en estos sectores y decidió ingresar en el el Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas de Madrid en 1947. Debutó como director de cine poco después, en 1951 bajo la dictadura de Franco con Esa pareja feliz. Sus películas se caracterizan por una mordaz ironía junto a exacerbadas sátiras sobre política y sociedad que le sirvieron para evitar la censura de la época con proyectos tan llamativos como Los jueves, milagro (1957). Muchas de sus películas forman parte de la historia del cine español en mayúsculas, como ¡Bienvenido, Mister Marshall! (1953), El verdugo (1963), La escopeta nacional (1978) o La vaquilla (1985). Su última película fue París-Tombuctú rodada en 1999. Recibió múltiples premios y galardones internacionales, destacando el Príncipe de Asturias de las Artes en 1986 y el nombramiento como Presidente Honorífico de la Academia Española de Cine. Falleció en 2010 en Madrid a la edad de 89 años.

A pesar de no realizar habitualmente ciclos monográficos dedicados a un director específico, Luis García Berlanga merece una excepción en toda regla, en el marco de nuestro 10º aniversario. A falta del ciclo del mes de marzo, que también será de corte social, Berlanga nos aportará cuatro cosas a esta VIII edición de la Filmoteca: autoría, humor, cine español y homenaje. El director valenciano dio nombre al IES Luis García Berlanga de Sant Joan d'Alacant, centro de formación de los integrantes de esta Filmoteca. Además, Berlanga participó en el nacimiento del Festival de Cine de Sant Joan d´Alacant, en la primera edición de año 2001, como Presidente del Jurado. Con este ciclo la Filmoteca busca rendir tributo tanto al artífice de tantas películas maravillosas como al Instituto santjoaner que lleva su nombre.

Como afirmaba el propio Berlanga en la cita inicial de este texto, no hay nada peor que la pérdida de la memoria. Nosotros queremos que este ciclo ayude a conservar el legado cinematográfico de Luis García Berlanga en la memoria de todos; un legado que es patrimonio cultural de todos los valencianos, de todos los españoles, y que merece que los que nos dedicamos a la divulgación cinematográfica lo revisemos y promociones tantas veces como sea necesario. En este sentido, cabe destacar que una de las cuatro películas del maestro Berlanga que proyectaremos, ya fue proyectada en nuestra I edición de 2008; se trata de El verdugo. Con la repetición de la proyección de El verdugo, primera repetición de una película en la historia de la Filmoteca tras proyectar más de 150, se subraya lo anteriormente comentado sobre la necesidad de revisión y promoción periódica del legado cinematográfico de Luis Garcia Berlanga, y al mismo tiempo nos sirve de guiño hacia todos los seguidores fieles a nuestras proyecciones cuando se cumplen 10 años de la primera proyección de El verdugo. En sus últimos días, Luis García Berlanga perdió progresivamente la memoria hasta su muerte; sin embargo, su legado cinematográfico permanecerá eternamente en la memoria del cine español.

Desde el día 5 hasta el 26 de febrero, la Filmoteca de Sant Joan d’Alacant proyectará las siguientes películas dirigidas por el gran Luis García Berlanga:

Comenzaremos el lunes 5 de febrero con la proyección de ¡Bienvenido, Mister Marshall! (1953). Protagonizada por el irrepetible José Isbert, por Manolo Morán y Lolita Sevilla, entre otros, ¡Bienvenido, Mister Marshall!, en tono de sátira y crítica soterrada, habla de la situación política y económica de España en la época del rodaje, hecho inaudito en la filmografía española hasta ese momento. La película fue estrenada el 4 de abril de 1953 en el Cine Callao de Madrid y reestrenada el 20 de diciembre de 2002 en Guadalix de la Sierra (Madrid), lugar en el que se rodó la película. ​¡Bienvenido, Mister Marshall! es imprescindible en el cine español, considerada como obra maestra. Avalada por los premios cosechados en el Festival Internacional de Cine de Cannes (Mejor Comedia y Mención Especial por el guion), la obra de Berlanga es una comedia costumbrista sobre la España de los años 1950. Son los años en que el Gobierno de los Estados Unidos pone en marcha el Plan Marshall para reconstruir la Europa Occidental de posguerra, ayudas de las que España quedó al margen. Berlanga retrata también el inicial aperturismo del régimen franquista hacia los países extranjeros, principalmente por parte de Estados Unidos. La película es una muestra de cómo era la España del momento, y los personajes representan los tipos característicos. Por un lado el poder, representado por el alcalde, el cura y las fuerzas vivas (boticario, hidalgo, comerciantes, maestra), y por otro el pueblo (casi todos agricultores y ganaderos). Desde el punto de vista social, se ha captado la idiosincrasia; el hecho de que el alcalde esté algo sordo no es casual, el miedo al Delegado tampoco, que el cura sea algo cotilla, que la maestra esté soltera y necesite la ayuda del listillo de la clase, entre otros. El papel subordinado de la mujer se refleja en su poca presencia, y la escasa intervención que, por ejemplo, tiene la tonadillera. El pueblo ha perdido el tren y está abocado a su desaparición. De gran relieve es el pregón desde el Ayuntamiento, con Pepe Isbert y Manolo Morán en una actuación antológica y divertidísima. El pregón iniciado con la frase: "Como alcalde vuestro que soy os debo una explicación, y esa explicación que os debo os la voy a pagar", que se repite varias veces, ha pasado a ser una de las citas míticas del cine español. Tan célebre es la frase que, desde 2011, se ha inmortalizado la figura de Pepe Isbert con una escultura en el mismo lugar del balcón del ayuntamiento de Guadalix de la Sierra desde donde se pronunció en la película.

Continuaremos el lunes 12 de febrero con la proyección de El verdugo (1963). El verdugo es una de las mejores películas de Berlanga y para muchos, una de las mejores películas del cine español. Es en parte un alegato contra la pena de muerte y en parte una recreación irónica de las contradicciones de la España franquista, realizada en plena era del régimen. Destacan en la película las actuaciones de José Isbert en su papel de verdugo, Nino Manfredi y Emma Penella. En El verdugo, Amadeo (José Isbert), el verdugo de la Audiencia de Madrid, conoce a José Luis (Nino Manfredi), un empleado de pompas fúnebres que va a recoger al preso que Amadeo acaba de ajusticiar. José Luis no encuentra novia, pues todas las chicas huyen de él cuando se enteran de que trabaja en una funeraria. La hija de Amadeo, Carmen (Emma Penella), tampoco encuentra novio, ya que todos sus pretendientes escapan al enterarse de que su padre es verdugo. Carmen "atrapa" a José Luis quedándose embarazada. Amadeo espera que el patronato le conceda un piso por su condición de funcionario, pero se entera de que se lo han denegado porque en el momento de la entrega ya estará jubilado. Él y su hija engatusan a José Luis para aceptar el cargo de verdugo y conservar la vivienda, asegurándole que no tendrá que matar a nadie. Cuando llega una orden de ejecución en Mallorca, José Luis, horrorizado, quiere dimitir, aunque eso signifique perder el piso y devolver las nóminas cobradas. Nuevamente Amadeo y Carmen lo lían para que espere al último momento, pues el reo está enfermo y seguramente se moriría solo. Finalmente, en una escena memorable, José Luis es llevado a rastras al garrote vil, como si fuese el condenado en lugar del verdugo. La escena final —posiblemente, la más icónica de la película— se inspira en la ejecución de Pilar Prades Expósito, la «envenenadora de Valencia», llevada a cabo por el verdugo Antonio López Sierra. Curiosamente, años después José Monero también aceptó el puesto de verdugo convencido de que no tendría que ejercer y quiso dimitir cuando fue requerido para la ejecución de Heinz Ches, que finalmente llevó a cabo. La película obtuvo diversos galardones en su momento: el premio de FIPRESCI en el Festival Internacional de Cine de Venecia, el premio de la crítica soviética en el Festival de Moscú, el Premio San Jorge a la mejor película española, el premio del Círculo de Escritores Cinematográficos al mejor argumento original y el Premio del Humor Negro de la Academia de Humor francesa. Además, el Sindicato Nacional del Espectáculo distinguió a Emma Penella como mejor actriz.

El lunes 19 de febrero se proyectará Plácido (1961). De gran repercusión internacional en su momento y una de las mejores comedias de su director, Plácido estuvo nominado al Óscar a la mejor película de habla no inglesa, finalmente derrotada por Como en un espejo (Såsom i en spegel, 1961) de Ingmar Bergman. El Instituto Valenciano del Audiovisual y la Cinematografía (IVAC) obtuvo una copia de la película en 2009, de la que no existían negativos, para lo que invirtió 20.000 euros. Plácido sitúa el relato en Nochebuena, en una pequeña ciudad de provincias española. "Ollas Cocinex" patrocina una subasta a la que acuden artistas de Madrid para invitar a cenar a un pobre en casa de cada familia de ricos. Mientras Plácido (interpretado por Cassen), contratado para que recorra por la ciudad una estrella navideña en su recién estrenado motocarro, debe abonar la primera letra del modesto vehículo antes de la puesta de sol. La película surge a partir de una campaña ideada por el régimen franquista que, bajo el lema «siente un pobre a su mesa», pretendía hacer crecer en el pueblo un sentimiento de caridad cristiana hacia los desheredados, pero que, en realidad, y como Berlanga consigue mostrarnos, esconde una manera de limpiar las conciencias burguesas, algo de lo que hoy se encargan los «telemaratones solidarios de Navidad», programas que Berlanga confesaba aborrecer. La primera idea trataba de un banquete navideño en el que los ricos invitaban a los pobres, los primeros se comían las pechugas de los pollos y los segundos las alitas. Mientras Berlanga daba vueltas al guion, se incorporó al proyecto Rafael Azcona​ (uno de los coguionistas de la película junto a José Luis Colina, José Luis Font y el propio Berlanga), que tuvo que viajar a Roma durante la gestación del libreto para conocer la obra de Zavattini, pues en aquellos años trabaja al lado de diversos directores italianos. El título del guion era, al principio, «Siente un pobre a su mesa», pero el realizador se vio obligado, por problemas con los censores, a hacer un cambio de última hora, llamándola finalmente como el principal personaje masculino. El rodaje se llevó a cabo en decorados de Manresa, aunque Berlanga buscaba poder hacerlo en interiores naturales, pero ningún rico se lo permitió, a excepción de un director catalán, amigo de Berlanga, que le dejó el comedor de su casa de Barcelona. Plácido obtuvo dos premios del Sindicato Nacional del Espectáculo, uno de ellos al actor de reparto para Manuel Alexandre; dos del Círculo de Escritores Cinematográficos, mejor película y mejor director, además del premio a José Luis López Vázquez como mejor actor secundario por el conjunto de su labor; y tres premios San Jorge, mejor película española, mejor director y mejor actor para José Luis López Vázquez.

Por último, el lunes 26 de febrero se proyectará Calabuch (1956). Estrenada el 1 de octubre de 1956, Calabuch es un homenaje a la idiosincrasia de los pequeños pueblos de la costa mediterránea española y a sus habitantes. La película narra lo acontecido tras la llegada al pueblo ficticio de Calabuch del profesor George Hamilton (Edmund Gwenn), un científico que decide "desaparecer" y apartarse de sus investigaciones espaciales y militares. Tras desempeñar diversas ocupaciones, recala en el taller pirotécnico del pueblo. Animado por el uso pacífico y festivo de sus conocimientos, idea un cohete que permitirá al pueblo de Calabuch vencer a Guardamar en el concurso de fuegos artificiales que se celebra con motivo de las fiestas patronales. Tan espectacular es el resultado, que se publica una foto de los creadores en el periódico provincial, desvelándose de ese modo el paradero del profesor Hamilton, quien será llamado a volver a su país. La película fue enteramente rodada en Peñíscola (con extras locales) y en ella se muestran imágenes aéreas y a pie de suelo de esta población que suponen, además, un documento de gran valor histórico. Con motivo del quincuagésimo aniversario del rodaje en 2006, se celebró un homenaje al director y a la cinta en el marco del 18º Festival de Cine de Comedia celebrado en esta ciudad costera valenciana.


Todas las proyecciones serán a las 20:00 en el Auditorio de la Casa de Cultura de Sant Joan d’Alacant y con entrada gratuita. Os esperamos.

La Filmoteca.


TRÁILER PROMOCIONAL 
"LUIS GARCÍA BERLANGA"




AGENDA DE INVIERNO 2018. 
ENERO-MARZO.






No hay comentarios :