Translate

PRÓXIMAMENTE

jueves, 22 de julio de 2010

Ultimátum a la Tierra de Robert Wise.

Ficha técnica y sinopsis. Portada del programa de mano.

“Klaatu: No hablaré con una sola nación o grupo de naciones. No tengo intención de contribuir a sus celos infantiles.
Secretario del Presidente de USA: Nuestros problemas son muy complejos, no debe juzgarnos con rigor.
Klaatu: Sólo puede juzgar por lo que veo.
Secretario del Presidente de los USA: Entiendo su impaciencia.
Klaatu: Me impacienta la estupidez.”


“Klaatu barada nikto”.





“Ultimátum a la Tierra” está dirigida por el versátil Robert Wise, director de películas de géneros tan dispares como la ciencia ficción, el lejano oeste, el terror, el thriller, las pelis de romanos, bélicas...Pero siempre será recordado y premiado por la academia por sus dos musicales “West Side Story” y “Sonrisas y lágrimas”. Robert Wise es considerado un hombre de oficio y aparte de sus muchos trabajos meritorios, recordar que fue el montador de “El Ciudadano Kane” y “El cuarto mandamiento”  de Orson Welles. Trabajó al cargo de grandes superproducciones, así como en películas de escaso presupuesto.

“Ultimátum a la Tierra” o “El Día que la Tierra se paró” traducido del original, fue rodada a principios de la década de los años 50, y con tal perspectiva nos tendremos que acercar a ella.
En dicha década florecieron los films de ciencia ficción tales como “Planeta Prohibido” o “La invasión de los ladrones de cuerpos”, cuyo remake de los 70 proyectaremos dentro de este ciclo. Tras la Segunda Guerra Mundial comenzó la fiebre contra el comunismo, y las carreras armamentísticas y espacial. En la consciencia estadounidense todos aquellos seres diferentes (comunistas) procedentes de otros mundos (URSS), venían o se infiltraban en la Tierra (USA, siempre USA) con intenciones amenazantes y de subyugación de nuestra especie.
Con este trasfondo, en el que la energía nuclear era todavía una incertidumbre, pero la cual nos habíamos arreglado sobradamente para convertirla en el arma más mortal hasta la fecha (Hiroshima y Nagashaki), transcurre la historia con un mensaje crítico sobre todo con los estamentos políticos y militares.
Reflejo del primero, es la incapacidad de los políticos para llegar a acuerdos que afecten a la globalidad del planeta, aunque ello suponga un claro perjuicio para éste, mirando siempre el beneficio propio o la ventaja sobre el rival. Y reflejo de los miedos que tenemos ante lo desconocido, ante lo que es diferente, estarían los militares, que no dudan en disparar ante la supuesta amenaza de un ser desconocido y del cual se desconocen sus intenciones. Dispara primero y pregunta después.
Aunque se le atribuye a la película un mensaje pacista, Klaatu viene con un ultimátum, una amenaza condicional, es decir: “¡Haced lo que os digo, de lo contrario… lo
pagareis! Esta sentencia merma bastante el libre albedrío y la libre elección de una especie a seguir su propio camino. Pero bueno, la humanidad es capaz de lo más atroz a lo más digno y tal vez por eso merezcamos la salvación.

Otro aspecto relacionado con las década de los 50 son los efectos especiales. Seguramente sea lo que más cante en nuestros días. Si a esto le sumamos que estamos hablando de una película de bajo presupuesto, tenemos a un robot más emparentado con Espinete que con lo que consideramos un ser amenazador. Tenemos que ver la película con la perspectiva del paso del tiempo.
Aunque es claramente un film de ciencia ficción y fue en el género que más repercutió, llegado un momento, ésta se transforma en cine negro y de espías con una gran atmósfera opresiva.


El guión tiene cierto paralelismo con la figura más representativa del cristianismo. Klaatu igual a Jesucristo. Si empezamos a establecer parecidos encontraremos más de uno. Klaatu es un profeta que nos quiere llevar por el buen camino.
Cuando escapa coge un traje de alguien llamado Carpenter/Carpintero y ya, por último, muere y resucita… claro y en botella, vamos.



Por último decir que en el 2008 se rodó el remake protagonizado por Keannu Reeves. Las diferencias son evidentes. La nueva versión es un juego pirotécnico de efectos especiales, y la preocupación por el desarrollo de la energía nuclear ha cambiado por un mensaje más ecologista. En la actualidad preocupa más el cambio climático, con sus maremotos, inundaciones, sequías y terremotos que cuando se rodó la película original. En aquellos tiempos todavía no nos importaba esquilmar los recursos naturales ni destrozar la capa de ozono. Los humanos ya no somos una amenaza para otros planetas, lo somos para el nuestro propio.

J.M.T.

Película completa en castellano. 


Ultimatum a la tierra (1951) from Antonio Bahia de Cai on Vimeo.


Viñeta.

Había varios trajes de Gort con la cremallera en distintos sitios según el plano que se utilizase, ya fuese frontal o de espalda.
Cartelera.

1 comentario :

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.