Translate

PRÓXIMAMENTE

miércoles, 16 de junio de 2010

Ciudadano Kane de Orson Welles.

Ficha técnica y sinopsis. Portada del programa de mano

“Después de la desaparición de Orson Welles nos hemos dado cuenta, de manera cada vez más clara, de que lo que nos ha dejado constituye una herencia mucho más vasta e incomparablemente más rica en potenciales sorpresas de lo que cualquiera de nosotros hubiera podido sospechar” “Pertenezco a una generación de cineastas que decidieron hacer películas después de haber visto Ciudadano Kane”. François Truffaut.



Ciudadano Kane” o cómo Orson Welles pasó de niño prodigio y brillante genio del teatro y la radio a ser el mayor incordio de la industria cinematográfica para los dirigentes de principios de la década de los 40. En fin, antes de su celebérrima representación de “La guerra de los mundos” por la radio, en la que puso a los radioyentes americanos bajo la invasión de los extraterrestres ¡y se lo creyeron!, ya había despuntado maneras de artista conflictivo en el teatro, eso sí derrochando genialidad por los cuatro costados. Esta capacidad artística y sus continuas apariciones en la prensa lo llevaron a firmar por Hollywood el contrato más permisivo de la época, dejando en sus manos la totalidad del proyecto que quisiera desarrollar como director, actor, guionista... Lo que quisiera, vamos.
Es famosa su frase
“Éste es el más hermoso tren eléctrico que un muchacho haya podido soñar nunca”
que pronunció cuando entró por primera vez en los estudios de la RKO. Por entonces tenía 24 años.
La inclusión en el ciclo de medios de comunicación de este mes viene determinada por tres puntos:
El primero es la investigación periodística que mueve la historia. El periodista mediante entrevistas y diarios busca el significado de la palabra “Rosebud” que se convierte en el verdadero leit motiv o macguffin de la película.
La segunda vendría determinada por el personaje de Charles Foster Kane. Heredero de una fortuna, consigue hacerse con el poder de varios medios de comunicación con los que se catapulta hacia la clase política mediante la manipulación de la opinión pública, demostrando así el poder de dichos medios a la hora de influir en las decisiones del burgo.
Cartelera diversa.
Por último, y esta vez es una razón extracinematrográfica nos encontramos con la persona de William Randolph Hest. Ciudadano Kane es la biografía no autorizada de este personaje. Un ser poderoso que utilizó todos los medios a su alcance para comprar la película y destruirla. Al no poder hacerlo usó toda su influencia para boicotear el estreno y para desacreditar el film y a todos aquellos que habían participado. Como consecuencia de dicho esfuerzo,“Ciudadano Kane” fue un fracaso y Orson Welles vio limitada su creatividad. Los privilegios que le habían sido otorgados por contrato fueron mermados. El efecto negativo influyó a sus posteriores películas y a su carrera en general y tuvo que emigrar a Europa en busca de esa libertad creativa que tanto ansiaba.
Por otro lado “Ciudadano Kane” contribuyó a la renovación del lenguaje cinematográfico y se considera a Orson Welles padre del cine moderno. Como revoluciones cabe destacar el empleo dramático del plano general, creando un montaje interno dentro del plano gracias a la gran profundidad de campo que conseguía mediante el uso revolucionario que tanto él, como su director de fotografía Gregg Toland, conseguían gracias a la asombrosa utilización del objetivo gran angular, a la iluminación con lámparas en arco y a la mayor sensibilidad de la película. La significación expresiva mediante angulaciones asombrosas. Picados y sobretodo exagerados contrapicados hicieron necesario la instalación de techos en los decorados, cosa que hasta entonces era inhabitual en los sets de rodaje. Famosos son también sus planos secuencia, herederos de la representación teatral y con la que conseguía una economía de planos admirable, aunque la preparación previa se multiplicaba bastante. Otro técnica revolucionaria es la utilización de los barridos como método de elipsis temporales.

La estructura de la película tampoco tiene desperdicio. Está hilvanada en ocho partes, divididas éstas en dos tiempos: el presente y el pasado. En el presente se sigue la investigación periodística de Thompson en la que mediante entrevistas intenta resolver el misterio “Rosebud” y en el que diversos personajes le dan su versión sobre la personalidad de Kane. El pasado son flash-backs relacionados con los 75 años que abarcan desde la niñez del protagonista hasta su muerte.


El que los varios personajes den opiniones distintas del protagonista tiene mucho que ver con el verdadero propósito de Orson Welles al contarnos esta historia. El verdadero tema, ya sea en “Ciudadano Kane” como en varias de sus obras es, sobretodo, la reflexión de la condición humana desde la perspectiva crítica y pesimista de la voluntad de las personas cuando se ven con poder. De forma más inmediata la película plantea el misterio del ser humano o la imposibilidad de reflejar con veracidad la condición humana, por más que se pueda atisbar a través de múltiples perspectivas.

Su estilo es ampuloso y desmedido, como el propio Orson Welles. Exultante, egocéntrico y de fuerte ideología humanista y tendente a moralizar con su trabajo. El final de Ciudadano Kane tiene su moraleja y no es hasta que se nos descubre, que la película no alcanza su verdadera dimensión moralizante y el verdadero propósito de Welles.

Como ya dije, el film fue un fracaso. En los Oscar de ese año consiguió el premio a mejor guión que compartió con Herman J. Mankiewichz. La gran triunfadora de ese años fue “¡Qué verde era mi valle!” de John Ford. Aún así, “Ciudadano Kane” es considerada como la mejor película de la historia, apareciendo reiteradamente en lista oficiales de críticos de cine o de simples aficionados. Sobre opiniones... culos, como dijo Larry Flynt. Ustedes juzguen. Lo que no cabe duda es que sino es la mejor película de la historia, tal vez sea de las más importantes, de las más estudiadas y sobre la que más literatura se ha vertido.

José Martínez Trigueros

1 comentario :

jose dijo...

Dudo que a día de hoy alguien promulgue a Ciudadano Kane como su película favorita. A mi me gusta y reconozco que es de las más importantes, pero tengo muchas otras películas clásica por delante. Sin ir más lejos alguna del propio tito Orson.